Detener la alimentación emocional

Detener la alimentación emocional

En este artículo te traemos algunos tips para detener la alimentación emocional. La mayoría de las personas aumentan de peso en los períodos de estrés. Desencadenando en problemas cardiovasculares. 

¿Qué es la alimentación emocional?

Comer emocionalmente significa comer incluso cuando no se tiene hambre, encontrar consuelo en la comida cuando se está triste, solo, deprimido, celoso o se quiere premiar con comida.

Todos comemos a veces cuando no tenemos hambre, pero hay ciertos signos que muestran que podrías tener un problema. Uno de los signos puede ser que tu peso aumente en la balanza y que tu dieta empeore. Es más probable que elijas ingredientes menos saludables.

Muchas personas que se encuentran en esta situación luchan por encontrar respuestas, por qué no pueden seguir con su dieta, por qué vuelven a ganar el peso perdido y por qué no pueden resistirse a la comida. Sin embargo, no debes centrarte en tu dieta, sino que debes trabajar en ti mismo porque ahí es donde están todas las respuestas.

¿Por qué se produce la alimentación emocional?

Hay una conexión entre nuestras emociones y la comida que comemos, seamos conscientes de ello o no. Cuando las personas se sienten solas, enojadas o frustradas después de pelear con su pareja o después de tener un día horrible en el trabajo, tienden a buscar alimentos reconfortantes que les ayuden a sentirse mejor. 

Los alimentos reconfortantes no suelen ser saludables ni nutritivos (dulces, chocolate, patatas fritas, tentempiés, brownies) y, combinados con la falta de actividad física, pueden llevar a un aumento de peso. Por eso ahora te traemos los mejores  7 consejos para detener la alimentación emocional.:

1. Pruebe su comida

Cuando se trata de comer en exceso de forma obsesiva, la gente suele comer demasiado rápido y eso significa que no pueden saborear la comida adecuadamente. Por lo tanto, siéntate y come despacio, prueba la comida con cada bocado que tomes.

Notará que el sabor es más intenso durante los primeros 10 bocados y después es menos intenso. Esta técnica puede ayudarte a comer mucho menos comida de lo habitual.

2. Recuerde: usted controla su mente

Puede que no te sientas así, pero ten en cuenta que la ingesta de alimentos depende al 100% de ti. Siempre puedes controlar lo que comes y lo que no comes. ¿Te sentirás mejor o peor después de comer en exceso? ¿Qué te hace comer en exceso? Sea lo que sea que decidas, sé consciente de que tienes una opción. Y siempre puedes hacerlo de forma diferente.

3. Empieza a hacer ejercicio

Haz algún tipo de ejercicio que te guste. Es importante elegir algo que realmente te guste para mantenerte motivado y seguir haciendo ejercicio. Puedes bailar, nadar, hacer yoga, Pilates, Aeróbic, fitness, caminar en la naturaleza…

El ejercicio diario alivia el estrés y te hace sentir más positivo, lo que te da la fuerza para evitar la comida no saludable.

4. Coma saludablemente

Coma ingredientes saludables de grano entero como verduras de hoja verde, cereales integrales, frutas, verduras e ingredientes con alto contenido de grasa saludable. Eso evitará que se te antoje comida no saludable y te ayudará a sentirte lleno.

5. Pregúntate si realmente tienes hambre

Todos tenemos este tipo de momentos. La cosa es lo que haces al final. Cuando empiezas a sentir hambre, trata de averiguar si tienes mucha hambre o sólo tienes antojo de algún tipo de comida. Todos nosotros a veces comemos cuando no tenemos hambre, eso es normal. El problema es cuando empiezas a hacerlo a menudo y comes en exceso.

Otra forma de ver si realmente tienes hambre es intentar imaginar unos cuantos ingredientes o platos diferentes y si no te importa qué vas a comer, entonces probablemente tengas hambre. Pero, si estrictamente quieres un determinado plato o ingrediente, entonces lo más probable es que se trate de un antojo.

6. Duerme bien.

La falta de sueño puede aumentar el hambre reduciendo los niveles de leptina, la hormona que regula el apetito. Dormir bien le ayudará a sentirse descansado y más decidido a combatir los antojos y el exceso de comida.

7. Inicie un diario de alimentos

Escribe un diario sobre la comida y tus emociones para ver cómo progresas. Te ayudará a identificar tu período más difícil durante el día. También te harás más responsable, así que probablemente te mantendrás alejado de los bocadillos no saludables.

El resultado final

Todos estos consejos deberían ayudarle a redirigir sus pensamientos y emociones desde la comida reconfortante hacia actividades positivas que le aporten alegría y le liberen de las emociones negativas. Pero para resolver el problema de la sobrealimentación emocional es posible que tenga que cambiar su estilo de vida o sus reacciones a los acontecimientos y a las personas que le rodean.

Además, es importante no olvidar que no estás solo en esto, hay un gran número de personas que se enfrentan al mismo problema. Hable de ello con sus amigos y familiares. Eventualmente, hable con un profesional. Y enorgullécete de haber dado el primer paso para resolver este problema y cuidarte a ti mismo.

Si te gusto
dale me gusta!

Síguenos en twitter